Ensalada de atún rojo

Conservas de atún rojo en la cocina

Plato: Miniensalada de atún rojo en escabeche dulce

Con parte del atún rojo de almadraba que se pesca en las costas gaditanas se elaboran desde hace miles de años conservas de atún rojo en aceite, en sus tres calidades ventresca, tarantelo y tronco, que, producidas con tres partes distintas del cuerpo de dicho pez, se caracterizan en el orden indicado por su mayor finura.

Estas conservas de carne de atún, de cuya esmerada preparación nadie duda y que en otros tiempos constituían uno de los principales artículos de exportación y están solicitadísimas, tienen un valor nutritivo superior al de cualquier otra conserva de pescado, tanto por que no tiene espinas y en el interior de cada lata no se deja el menor desperdicio, como porque el valor alimenticio del atún es elevadísimo y su carne es de las más ricas en vitaminas A y D.

Por su sabor, constituye un manjar verdaderamente exquisito, tomado al natural, tal como sale de la lata; pero lo que pocos consumidores, cocineros y amas de casa saben es que con estas latas de atún en su despensa poseerán un verdadero tesoro, ya que si bueno es el atún para consumirlo tal y como sale de la lata, nada es esto comparado con lo que gustará utilizándolo como base de los variadísimos y excelentes platos y recetas que con él pueden condimentarse. Hoy en día muy valorado entre los grandes profesionales de la restauración, entre ellos Pepe Melero, que fue uno de los pioneros en introducirlo en su cocina como ingrediente para enriquecer muy distintos platos y elaboraciones, teniéndola siempre presente en algunas de sus creaciones.