El Campero es mar, es luz, es atún, es el sabor del sur de Andalucía

Somos la suma y el resultado de todos los que formamos el staff del restaurante. Quizás por esto se dice que El Campero tiene alma. Si, alma.
El alma de quienes aman su trabajo, de quienes creen que en cada receta están puestas las sensaciones del cocinero, de quienes contemplan la gastronomía como una experiencia única, con un sabor diferente cada vez porque todo influye en un plato y en el paladar, desde el vino con el que maridas hasta el entorno, la luz del día o el paisaje.

La belleza de El Campero está en el paladar, en toda una historia milenaria de amor y conocimiento del Atún
y en la coronación del esfuerzo y el trabajo bien hecho